Offf 2011 feedback

Mi primera experiencia con el Offf ha sido un tanto agridulce.

Han habido muchas cosas buenas, pero hay unas pocas malas que empañan demasiado esta experiencia.

Agri – Tal como dijo el maestro Sagmeister durante su conferencia, es de agradecer el poder disfrutar de un cartel de esta dimensión por apenas 90 euros. Sin embargo, con un poquito más de previsión en cuanto al aforo creo que todos podríamos haber disfrutado más de todas las conferencias. Para próximas ediciones creo que sería preferible vender menos entradas (aumentando el precio si fuera necesario) con tal de poder disfrutar al máximo de todo lo que se ofrece durante esos 3 días. Mucha gente viajó desde muy lejos y creo que se merecían poder disfrutar del evento en condiciones. Yo personalmente tuve que estar 6 horas sin moverme de la silla el primer día para poder ver los conferenciantes. El 2º día fue peor, llegué 5 minutos tarde a la primera ponencia y eso significó no poder entrar hasta una hora y media después a causa de las colas interminables. El 3er día algo se arregló, ya no había tantas colas, pero si no tenías silla te tocaba estar tirado por el suelo o de pie durante más de 5 horas. Espero que para futuras ediciones el offf-verboking no sea la palabra más escuchada por los pasillos.

Dulce – Pero sin duda lo malo se olvida y lo bueno permanece. Dentro de mi particular selección de ponentes (unas veces por preferencias otras por obligación debido al caos organizativo) tengo que destacar las gran sorpresa que para mi fue Vincent Morisset, el miembro oculto de Arcade Fire y uno de los grandes nombres para recordar de este Offf. Mención aparte también para el estudio italiano ToDo y sus elegantísimas instalaciones digitales. El arte puede ser divertido, y Lenert & Sander se encargaron de demostralo. David McCandless y su Information is Beautiful nos enseñó cómo visualizar la información de forma gráfica, estoy convencido que algún día en los periódicos habrá menos texto y más gráficos como los que nos enseñó David. Por otro lado, y aunque cada uno vendía lo suyo (película, agencia, libro), también hay que destacar la excelente dosis de inspiración de los grandes maestros como son Sagmeister, Spiekermann o Bantjes. Espectacular el trabajo de Postpanic, talento y pasión a borbotones en cada uno de sus proyectos (valga como referencia los títulos de crédito para el cierre del festival). Aunque no llegué a verlo (debido al offf-verbooking) no podía dejar de hacer una pequeña mención al excelente trabajo de Hort. Y dentro de este top 10 que sin querer me ha acabado saliendo no puedo olvidar al jovencísimo pero a la vez grandísimo Alex Trochut, no sólo por lo que hace, sino por cómo lo hace, cuidando hasta el último de los detalles para que acabe saliendo un trabajo supremo. Algo que desde mi punto de vista engrandece mucho más su trabajo.

 

0 comentarios
Añadir comentario