Catalan Wines

 

El mundo del vino está de enhorabuena. Por alguna extraña razón el mundo de la comunicación visual entorno al vino se está nutriendo por un incesante bombardeo de nuevos diseños cada vez más interesantes. El conocido estudio barcelonés Toormix ha participado en un encargo llevado a cabo por la revista ICON y ha desarrollado una original propuesta para la identidad de los Vinos Catalanes.

Como ellos mismos cuentan, “el proyecto cuenta con la creación de la marca, código gráfico y comunicación para la promoción de los vinos catalanes de cara al mercado interno e internacional. Un proyecto que busca mejorar el consumo y la presencia de los vinos locales tanto en bodegas como en restaurantes. Una marca con 12 variaciones (tantas como Denominaciones de Origen hay en Cataluña) y que se expresa con la síntesis gráfica del territorio, el terruño y la climatología (lluvia, temperatura, ubicación, etc…) de las diferentes denominaciones de origen a través de un código gráfico diferente al habitual del sector. Dentro del proyecto se ha trabajado la extensión de la marca en comunicación para el punto de venta (restaurantes y bodegas), para prensa con frases de personajes prescriptores y los diferentes materiales de apoyo y merchandising de la campaña.”

El principal objetivo parece haber sido el juntar todas las variedades de vino de la región, y comunicarlas bajo una única marca la cual transmita a la vez las particularidades que comparten los vinos. El lenguaje gráfico resultante se muestra como un sistema un tanto frío y alejado de lo que podríamos considerar el mundo del vino a primera vista, pero bien es cierto que una vez rota esa barrera refuerza aún más los lazos existentes con cada una de las variedades y acaba transmitiendo una imagen de marca sólida y coherente. Dicho sistema es tremendamente dinámico y las combinaciones resultantes que genera son múltiples y variadas. Sin embargo, la encriptación gráfica puede llegar a ser un problema ya que necesita de un pequeño esfuerzo por parte del consumidor para que funcione al 100%, y eso es algo que muchas veces puede representar un gran problema para una identidad.

En definitiva, el proyecto comienza de forma excelentemente justificado y con muy buenas intenciones, pero acaba convirtiéndose en un ejercicio visual donde parece haber primado la diversión por parte del diseñador. Al final de este post se pueden ver algunos ejemplos de este mismo sistema de identidad con algunas modificaciones que hacen que sea un sistema visual algo más solido.

En cualquier caso, felicidades al equipo Toormix por abrir este interesante camino en la identidad de un vino.

Tras su aparición en ICON Magazine el proyecto ha experimentado algunos cambios con la finalidad de aumentar los ejemplos de aplicaciones y a la vez que quedan mejor justificados los elementos secundarios que se utilizan para acompañar a la marca y submarcas gráficas:

0 comentarios
Añadir comentario