Benetton vuelve al ataque

Hacía mucho tiempo que Benetton no daba que hablar.

Su última campaña Un Hate recupera el estilo provocador y polémico que tan famosa hizo a la marca durante los años 90.

Ver besándose al Papa con el Imán de El Cairo, a Obama con Hugo Chávez o a Sarkozy con su “queridísima” Angela Merkel son algunos de las instantáneas imposibles elegidas por la marca italiana para lanzar al mundo su nuevo mensaje de optimismo. Un Hate (contra el odio), o lo que es lo mismo, a favor del amor.

La campaña fue lanzada ayer mismo mediante dos acciones de marketing de guerrilla en Milán. Por un lado se desplegó un cartel gigante frente a la catedral, y por otro se proyectaba un vídeo sobre la fachada de la Bolsa de la capital financiera del país.

La estrategia de Benetton es clara. Lo importante es que la gente hable de esta acción de comunicación más que de sus productos. Algo que no es nuevo, y que Oliviero Toscani hace 20 años ya utilizó con maestría para catapultar la fama internacional de la marca italiana de moda. De hecho, alguna de aquellas campañas incluso parece haber inspirado a la actual.

En esta ocasión la campaña no lleva la firma del controvertido Toscani, sino que han sido los creativos del grupo fundado por él mismo, FABRICA, los que han vuelto a utilizar la publicidad como el camino para provocar todo tipo de comentarios y ruido social alrededor de la marca.

A modo personal, me alegro mucho de que Benetton haya decidido recuperar su estilo único y personal. Si fue como una bofetada social en los años 90, hoy en día no me imagino lo que puede llegar a pasar.

Estaremos atentos.

 

0 comentarios
Añadir comentario